Intercambiadores de Tubo Corrugado

El tubo corrugado es un tubo ordinario al que se ha sometido a un proceso de deformación mecánica que le da una apariencia de “espiral”. El objetivo de la corrugación es generar turbulencia en el líquido que circula por el interior (o el exterior del tubo). Este aumento de turbulencia se traduce en una mayor eficacia de intercambio térmico, que puede llegar a ser el doble que en un tubo liso.

Eso quiere decir que, para una aplicación dada, un intercambiador de tubo corrugado precisará menos superficie de intercambio que uno de tubo liso (hasta la mitad!!!). Ocupará por tanto mucho menos espacio, su construcción requerirá menos material y mano de obra y, por tanto, será mucho más económico.

Tipos de Construcción

Los intercambiadores de tubo corrugado pueden construirse de los mismos tipos que los de tubo liso: de un solo tubo (monotubo), multitubo, de carcasa y tubos, etc., según lo exijan las características de la aplicación.

Los más corrientes son los de carcasa y tubos, de uno o varios pasos. También se fabrican en ejecuciones especiales, por ejemplo para la industria farmacéutica, sin posibilidad de contaminación cruzada.

El material de construcción estándar es el acero inoxidable AISI 316.

Modelos en Stock

SEDITESA mantiene un stock permanente de intercambiadores de carcasa y tubos de un solo paso, con potencias unitarias de hasta 1.500.000 kcal/h. Están construidos en acero inoxidable AISI 316 y cuentan con junta de expansión incorporada, como se muestra en la figura adjunta. Ello nos permite la entrega inmediata de intercambiadores que permiten resolver una gran proporción de las necesidades de intercambio térmico de nuestros clientes.

Si desea mayor información pulse AQUÍ